8.10.06

MONTEYS 3/11: CALAVERA LUNAR


Tras el Mondo, comienzas con Calavera Lunar.
Más durante el Mondo, lo empecé entre el nº 5 y el 6 creo recordar. Fue ya durante mi época de dibujante “de verdad” había hecho cosas con otra gente y me apetecía hacer cosas solito para probar a ver si yo también valía…

Y al final fui tirando del hilo, a raíz de un airgamboy que tenía por casa que me hacía mucha gracia y del que ya había hecho varios dibujos, junto con mi pasión por la serie B y la ciencia-ficción… ¿Qué hago? Me decía. Y al final salió esta especia de parodia rara y surrealista del género.

¿Qué te parece ahora? ¿La sigues viendo vigente?
La verdad es que el tebeo no me disgusta, quizá en su momento gustó mucho, recibió un montón de premios, pero al final no eran más de 20 páginas, lo que para mí era un embrión de algo. Yo decía, no os estaréis pasando, que yo acabo de empezar, tampoco es para tanto… De hecho en un principio no tenía pensado que fuese más allá de una pequeña anécdota, un número unitario y tal… Pero como a la gente le gustó mucho, me han insistido bastante, en principio no lo haría, pero han surgido ideas nuevas y hay un par de guiones que me han gustado para continuarlo, pues intentaremos que salga algún día.

¿Es parte de lo que salió publicado en el sketchbook de Kaleidoscope?
Sí, de hecho el guión también lleva muchos años escrito. Pero es que el día a día se me come el tiempo para hacer cualquier otra cosa. De hecho lo del nuevo Mondo lo hice este año para poder pasar página y dedicarme a otras cosas. Si no, se te van ocurriendo ideas e ideas pero nunca haces nada con ellas.

Pero sí que hubo un proyecto más o menos serio con Norma.
Lo de Norma fue que me pidieron una continuación de Calavera, que un principio fue “Calavera Jr.” una versión infantil para la revista Dibus! que la verdad no me llamó mucho, si fuese algo que me apeteciese más si que me pongo pero para volver a hacer algo alimenticio, yo ya tengo con qué ganarme las castañas…

Es alucinante porque se hace realidad lo que sacaste en el programa del Salón de Barcelona del año en que te premiaron, una especie de falso reportaje sobre Calavera, en la que se le atribuían varias exploitations como Calavera manga o justamente ese Calavera Jr.
Pues fue justo así. Luego sí que salió la idea de un libro, se hizo un dossier con un par de páginas que se movió por Angouléme y se enseñaron pero creo que es una cosa bastante marciana como para moverlo así en teórico. De todos modos, nunca hemos dicho que lo vayamos a hacer, yo creo que en Norma aún lo están esperando, pero como ellos nunca me han llamado y yo tampoco me he puesto con ello, así está la cosa. Lo que sí salió un poco como adelanto fueron cuatro páginas en un álbum colectivo en el 2000. Era una historia de viajes en el tiempo, que es algo que me apasiona, de hecho procuro ver y leer todas las películas o libros sobre el tema que caen en mis manos.

Volviendo a ese especial del Salón. A mi me recuerda mucho al falso documental de Peter Jackson sobre “La verdadera historia del cine”. Porque es un repaso a toda la historia del tebeo español a través del personajes de Calavera Lunar.
Era un poco como la película que dices. Yo en esa época acaba de ganar el premio del Salón pero realmente no me conocía nadie. A ver quien escribe cinco páginas sobre Monteys. Así que pensé que lo único honesto era mentir. Exagerándolo al extremo para que se viese claramente.
Además por otro lado a mi me gustan mucho las historia de los dibujantes de Bruguera, cuyas vidas son en muchos casos dan para un tebeo sobre ellos solos. De hecho, uno de los proyectos que me gustaría hacer sería la historia de un dibujante ficticio de Bruguera. Porque los que he conocido yo son historias muy dramáticas, unas tragicomedias absolutamente de Berlanga. Raf, Ibáñez… Cuando hablabas con ellos te dabas cuenta de las alegrías y penas que habían pasado.

En aquella época había unas políticas editoriales muy duras…
Eran por un lado artistas, por otros funcionarios. Que es una idea que me resulta muy atractiva. Tú eras Berlanga y hacías cine y aquello tenía su glamour, pero ellos eran la parte del artisteo más baja. Las editoriales les pagaban fatal, por viñeta dibujada, y eran el último mono.
Además considero que está bien hacer tebeos hablando de tebeos. Hay muchos libros que hablan de literatura y mucho cine hablando del cine, pero en el cómic hasta hace poco no había nada, entre otras cosas porque la vida de un señor que se pasa el día sentado dibujando en su mesa quizá no de para mucho, pero en el caso de los dibujantes de Bruguera yo creo que sí. Son historias si quieres tristes, pero con mucho filón. Eran auténticos curritos, de hecho en la última época de Bruguera había un timbre, se tenían que sentar todos cuando sonaba, ponerse a dibujar, y hasta que no volvía a sonar no podían levantarse.

Esta vida se ve un poco también en “Los profesionales” de Carlos Giménez
Sí, pero allí la cosa era más relajada. Te podías tomar tu Gin-Tonic mientras trabajabas y Toutain, o Filstrup, era un tipo al que se le podía convencer de ciertas cosas. Sin embargo el trabajo era en plan estajanovista, y el Sr.González de Bruguera era un hijo de puta, en el sentido de que se le fueron cuatro personas directamente, porque si podía mearse en tu cara lo hacía.

1 comentario:

Pablo dijo...

Pues a mí me consta que el proyecto de Calavera Lunar está más avanzado de lo que parece, con bastantes páginas terminadas. De hecho yo tengo una página ya descartada de ese supuesto nuevo álbum. Aquí se puede ver: http://www.comicartfans.com/GalleryPiece.asp?Piece=201131&GSub=30084