5.1.06

MAX 2/7. ARTE Y OFICIO


En la exposición podemos encontrar cosas muy distintas, desde bocetos a lápiz muy limpios y acabados hechos en papel milimétrico a páginas con un estilo más agresivo, como las pertenecientes a "El prolongado sueño del Sr. T" acabadas con tinta china y guache. ¿Cuál es la técnica o el proceso que utilizas habitualmente para tus trabajos?
Cada cosa es distinta. Pero básicamente hay un primer paso en el cuaderno de trabajo, a base de bocetos guarros a lápiz, muy rápidos, sucios y en pequeño, para encontrar la idea, la composición y el encaje del dibujo. Luego lo dibujo a lápiz en el tamaño de publicación o un poco más grande. Una vez satisfecho con el lápiz, que a veces me lleva varias versiones, lo paso a tinta y al scanner o, si el lápiz es muy limpio, lo paso directamente al scanner. Finalmente, lo coloreo en un Mac.
¿Utilizas la misma técnica indistintamente para cómic que para ilustración?
Generalmente sí. Aunque a veces me apetece hacer cosas distintas, colorear a mano, utilizar plumillas, otras veces entintar con rotuladores-pincel...
Lo que te pida el cuerpo...
Más lo que me pida el tema que lo que pida el cuerpo, aunque a veces el cuerpo también influye... También influyen las prisas, porque cuando trabajas de encargo muchas veces vas a toda pastilla para llegar a la fecha y te saltas pasos, como lo de escanear directamente el lápiz y ahorrarte el entintado. Pero procurando siempre que quede todo muy bien.
A la hora de aceptar un trabajo, ¿qué te influye para decidirte por una oferta u otra? La temática, el dinero, la persona que te lo encarga...
Un poco todo. Pero especialmente la afinidad con el proyecto o la persona que hay detrás de él. Obviamente, el dinero también influye, porque no hay que olvidar que vivimos de esto. Pero sobretodo lo primero. Esto no debería decirlo, pero hago muchos trabajos gratis. En cosas muy puntuales, con gente muy cercana y en proyectos en los que creo mucho y entiendo que, si no se hacen de esta manera, no podrían tener salida.